Buscar

sábado, 23 de abril de 2016

INTELIGENCIA CORPORAL – KINESTÉSICA


Hasta hace muy poco tiempo se consideraba la inteligencia como algo innato e inamovible. Se nacía inteligente o no, y la educación no podía cambiar ese paradigma. Tanto es así que, en épocas no muy lejanas, a las personas que no demostraban cognitivamente una habilidad, no se les educaba porque se consideraba que era un esfuerzo inútil. Todos nacemos con unas potencialidades marcadas por la genética. Pero esas potencialidades se desarrollan de una manera o de otra, dependiendo del medio ambiente, nuestras experiencias, la educación recibida, etc. Ningún deportista de élite llega a la cima sin entrenar, por muy buenas que sean sus cualidades naturales o fenotípicas. Lo mismo se puede decir de los matemáticos, los poetas o de gente emocionalmente inteligenteLa Inteligencia


GrupoEducare. (2012, Noviembre 23).  Inteligencia Kinestésica: Salud y movilidad. Recuperado de  https://www.youtube.com/watch?v=HFrPUsdXnTA


Tomemos como ejemplo la inteligencia corporal-kinestésica, aquí, las personas desarrollan todo su cuerpo para expresar ideas y sentimientos (por ejemplo, un actor, un mimo, un atleta, un bailarín) y tienen la facilidad en el uso de las propias manos para producir o transformar cosas (por ejemplo un artesano, escultor, mecánico, cirujano). Esta inteligencia incluye habilidades físicas como la coordinación, el equilibrio, la destreza, la fuerza, la flexibilidad y la velocidad, así como las capacidades auto perceptivas, las táctiles y la percepción de medidas y volúmenes. Si miramos a Lionel Messi, Sthepen Curry, Tom Brady, Nairo Quintana, Michael Phleps, etc. todos son grandes deportistas en sus disciplinas, pero su habilidad no solo radica en su capacidad atlética, si no, que ellos han desarrollado una inteligencia corporal-kinestésica un nivel más arriba que los demás, logrando adquirir información que, por efecto del movimiento y la vivencia, se convierte en aprendizaje significativo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario